miércoles, 31 de marzo de 2021

Enrique San Francisco


 El pasado 1 de Marzo, nueve días antes de su cumpleaños, falleció en el Hospital Clínico de San Carlos de Madrid, a la edad de 65 años, por una neumonía bilateral, el gran actor, humorista y persona: Enrique San Francisco.

Era un actor que desde la primera vez que le vi en pantalla, me enganchó. Tenía algo particular, original, diferente al resto de sus compañeros y desde aquella ocasión le he ido siguiendo y disfrutando de sus películas, series, monólogos y obras de teatro. Aunque su vìs cómica era la que más resaltaba, también era un gran actor de drama y de grandes clásicos.

Es por esto y por su peculiar forma de actuar, de ser y de vivir, por lo que hago esta entrada de blog, dedicada enteramente a él.

Ensalzar sus dotes en la interpretación, resulta obvio y creo que todos opinamos lo mismo, que era un grande, tenía un magnetismo, una naturalidad, una autenticidad, que te envolvia desde el minuto uno que aparecia en la pantalla o sobre un escenario.

Pero lo que quiero enfatizar con esta entrada, es su forma de vivir, de relacionarse, de su caracter, de como vivia la vida y de sus múltiples cervezas que pudo ingerir hasta casi el último día.

Una persona, como nos pasa a todos, que tenía sus luces y sombras, pero que era sobre todo "fiel y coherente" con lo que pensaba y sentía. Fuese lo que fuese y con quien fuese. Era un ser libre en su pensamientos, ideas, sentimentos, palabras y acciones. Algo que no es nada habitual, pues lo que predomina es la incoherencia, la hipocresía, la falsedad y la máscara. Quique era tal cual, sin filtros, sin capas, sin disfraz. Por supuesto en un mundo como en el que vivimos le trajo muchos problemas, críticas, ostracismo y marginación. Muchos compañer@s de profesión le dierón la espalda, le impidierón trabajar, mirarón a otro lado cuando necesitaba su respaldo y amistad y que ahora le recuerdan y le llorán ¡cuanta falsedad!

También es cierto, que aunque pocos, otros estuvierón a su lado siempre, ayudándole, en lo que pudierón, con grandes dosis de paciencia y cuya amistad y cariño perduró hasta el último día.

No quiero justificar sus errores, ni hacer de su persona un ejemplo completo a seguir, pero si que reseñar que en el mundo en general y en el artístico en particular, hay pocos valientes, coherentes, sinceros y verdaderos, como lo fue Enrique San Francisco.

Amigo de sus amigos, generoso y entregado como el que más, cariñoso, sensible, humano, divertido, genial, sincero, inteligente, culto, todo un caballero y que vivia el día a día como pocos, disfrutando de cada momento e instante, tal y como le parecía de forma libre, sin ataduras y sin coacciones.

Todo el que le conocía, se quedaba enganchado, se encariñaba, era imposible discutir con él, pues su autenticidad y humor, hacía imposible cualquier afrenta. 

Reconoció sus errores y su etapa más negra y oscura, cuando estuvo enganchado a las drogas, que supo y pudo salir de ellas, gracias a la motivación de su madre y de su voluntad. La generosidad que tuvo con su padre, el cuál conoció ya en la juventud y que no sólo le perdonó, sino que además le ofreció su cariño y admiración.

En verdad he sentido su pérdida, aunque el consuelo es que, como pasa con todos los genios, me queda su recuerdo como profesional y como persona. 

Y seguro que esté donde esté, seguirá con su cerveza en la mano y divirtiendo a todos lo que tengan la fortuna de estar cerca de él. Descansa, bebe y rie en paz. Gracias por todo Quique.



domingo, 28 de febrero de 2021

Premios 2021 ¡Victoria!

En pocos días y semanas, tenemos un año más ese "circo de vanidades" llamados premios Feroz y Goya. Que emulan o eso se dice a los Globos de Oro y a los Oscar. 

Como he expresado en alguna ocasión, ese tipo de premios los veo absurdos, vanidosos, injustos, interesados, aburridos, costosos y engañosos.

Como mucho, haria alguna entrega honorífica a la carrera de algún artista en concreto, que "realmente" la mereciera, fuese actor, director, etc.

Este año ya de antemano se presentan con la peor tarjeta de presentación, tanto los feroz como los goya. Denominaciones que no termino de entender, en cuanto a la nula relación con el mundo del cine. Pero bueno, dentro de todo es un mal menor.

 Con el tema de la pandemia, al parecer los Goya, van a ser un híbrido entre lo presencial y lo online. Los presentadores y los que entregan los premios en el escenario del teatro Soho de Málaga y los nominados en sus casa con la aplicación de zoom, al parecer. 

Me parece un desacierto, un despróposito total, no tiene ninguna lógica, se mire por donde se mire. Como se dice siempre o todos o ninguno. Que se reduzca el público, hasta un punto lo puedo medio aceptar, pero que unos puedan estar en el escenario y los autenticos protagonistas, estén en su casa, no lo entiendo y de hecho hay muchas quejas y descontento. Una vez más la Academia de Cine, está haciendo el ridículo, con Mariano Barroso al frente, que debería de haber dimitido desde hace tiempo.

Antonio Banderas, un convidado y anfitrión de piedra, lo asume, baja la cabeza y pasa por el aro ¡penoso! Personalmente creo que ha perdido puntos, por aceptar tal despropósito. Pero el borreguismo del sector, de nuevo es patente y demostrable. Y es que hay que hacer el juego y la pelota al gobierno, al inexistente y desconocido ministro de cultura, a RTVE y a todos aquellos que sueltan la pasta, las subenciones, formalizan contratos cuantiosos, etc.

Si tuviesen un minímo de dignidad, tendrián que plantar, especialmente los nominados y decir que en esas condiciones no aceptan tales nominaciones y menos el recogerlas de esa manera. Pero no, todos pasan por el redil y amén, no vaya que se lo den a otro y lo que es peor que no me den trabajo.

 En cuanto a los premios feroz, habido cambio de teatro casi en el último momento, si la organización y el desarrollo de los mismos en años anteriores ha sido deplorable, con la presidenta Maria Guerra al frente, que también tendría que haber dimitido, si tuviera algo de coherencia, por lo que ya veremos lo que sucede este año...

Aunque tengo que reconocer y aplaudir de forma clamorosa, la iniciativa de entregar el feroz honorífico este año a la actriz Victoria Abril, de ofrecerla una rueda de prensa bastante concurrida y que pasara lo que luego paso, en cuanto a sus valientes y acertadas opiniones y comentarios que hizo, en cuanto a lo que esta sucediendo en el mundo de forma general y en Francia en particular. Por supuesto que si la organización, mejor dicho la desorganización, hubiese sabido lo que iba a pasar, obviamente no se lo habrián otorgado y mucho menos el darla un microfono y una rueda de prensa en exclusiva para ella. Les ha salido el tiro por la culata y se les ha colado el caballo, en este caso la yegua de troya. Algo que de nuevo me alegra muy mucho y me da esperanzas, de que haya algunas personas, artistas en este caso, que sean coherentes, valientes y expresen sus ideas, sentimientos y opiniones, "sin miedo" a las represalias o similares, que lògicamente la va haber y que las acepte con la cabeza levantada y la voz firme y decidida.

Veremos que sucede al final, si la dan el premio o no, pues hay muchas presiones para que no se lo den, aunque particularmente yo la daría no un premio, sino al menos dos.

Como era de esperar, enseguida tanto la mal llamada organización de los premios, como algunos y algunas compañeras del sector, se han desmarcado de tales comentarios y opiniones e incluso los han criticado ferozmente, para que "sus amos", no les cortén el grifo y se vayan a su casa, que es donde tendrían que estar toda esta gente cobarde, hipócrita, dormida, inútil y comprada.

Asi que de momento celebró el premio llamado "Victoria" y que a partir de ahora, se la tendría que llamar en vez de Victoria Abril, "Victoria Feroz". Para el resto, una manita para abajo y silbidos. Gracias.



domingo, 31 de enero de 2021

¿Donde están los artistas en general y los actores/cineastas en particular?

 En otros tiempos y no hay que remontarse a muchos años atrás, los artistas en general y los de la farándula en particular, han sido siempre muy reivindicativos, rebeldes y contestarios, contra el sistema dominante y gobernante, lo que obviamente han originado detractores y aplausos de todo tipo. Pero su valentía, discernimiento, creatividad y sobre todo el posicionarse en favor de la libertad, de la verdad y de la justicia, como también de los derechos humanos y constitucionales, no les importaba dar la cara y manifestarse de mil y una formas, aun sabiendo las consecuencias que podian haber y no todas positivas.

Muchos acababan arrestados, encarcelados, perseguidos y marginados, pero su dignidad y la de la causa que defendian, era más poderosa e importante que su propia situación e interés personal. Ese poder de convocatoria, mediático y de seguidores, llegaba a la población en general y gracias a ello, se hicieron grandes cambios e incluso hicierón caer muchas mentiras e injusticias, recuperando libertades y derechos que el sistema de turno habia eliminado o estaba en el camino de conseguirlo.

Desgraciadamente esto ya es historia, la mayoría de los actuales, están asentados en el confort, en la comodidad, en la cobardía, en el interés suyo particular, en el silencio, en la complicidad con el sistema gobernante, mirando hacia otro lado, metiendo la cabeza debajo del ala y esperando tiempos mejores.

Están vendidos al sistema corrupto, dictatorial y mafioso, para que de esta forma no les falte el contrato de trabajo, la alfombra roja, el goya, el feroz, el forqué o cualquier otro reconocimiento oficial y extra oficial. Solo dan la cara y ahora con el bozal puesto, pues les representa muy bien, su actitud de callar y de servilismo al poder, en los photo call, entrevistas al uso y para su postureo en las diferentes redes.

Estamos en unos momentos muy importantes y decisivos de nuestra sociedad, de nuestro país y del mundo en general, Nos estamos jugando el todo por el todo, no solo nosotros, sino de las generaciones que vienen detrás. Y en ese juego diablesco, entra el ser humano, la economía, el planeta, absolutamente todo. ¿Y cuál es la respuesta y posición de nuestros artistas? Practicamente ninguna, todo lo contrario, si hay alguna respuesta o expresión al respecto en el mejor de los casos es muy tímida y tenue y en la de la mayoría es apoyar al sistema, al gobierno, a la élite.

No se dan cuenta que su borreguismo, su cobardía, su servilismo, su venda en los ojos y su apoyo al lado equivocado, más tarde o temprano, lo van a sufrir en sus propias carnes y por supuesto en la de sus hijos o nietos. Entonces no se podrán mirar a la cara y mucho menos a sus descendientes, por no haber hecho nada al respecto, cuando podian y tenian que haberlo hecho. ¡Pobres conciencias y cuanto dolor y amargura, como rasgados de vestiduras! Pero para entonces ya nada valdrá y poco o nada se podrá hacer ya, mas que el lamentarse y fustigarse.

Cuando he dicho que prácticamente no hay ningún artista que de la cara y se exponga con valentía y coraje, en cuanto a lo que esta sucediendo con esta plandemia y todo lo que está a su alrededor, es porque algunos, aunque tristmente muy pocos, si que están movilizándose y posicionandose al lado del pueblo, de la libertad y de la verdad. Como por ejemplo la plataforma de "artistas y técnicos por la libertad", cuya cara visible y mediática es la actiz Ana Arias.



Desde aquí mi aplauso, mi infinita gratitud, mi reconocimiento personal, hacia esa plataforma en general y para Ana en particular, por esa valentía, por esa luz, por esa verdad, por esa libertad que manifiestan y defienden de forma pacífica y consciente.

Me dió mucha tristeza, que en la manifestación que se produjo en Madrid el sábado 23, no hubiese más artistas detrás de esa bonita pancarta de dicha plataforma. Posiblemente estarían viendo la sexta e incluso criticando, tal manifestación y a la mencionada plataforma. ¡Qué pena! ¡Que gran decepción la que me producen todos esos artistas, que se les llena la boca de palabras como libertad, progresismo, etc. y que no mueven un dedo y mucho menos la mandibula! Sólo mueven el dedo para firmar cuantiosos contratos y la mandibula para las grandes comilonas. Unos por ser cobardes y servilistas y otros por dormidos y borregos, el caso es que ni se les ve y lo que es peor, ni se les espera. Ambos mirándose su ombligo y la de la cuenta corriente.


En fin, termino esta entrada del blog, con la esperanza de que algo cambie, algo se mueva, que las conciencias empiecen a despertarse, a removerse y que la proxima vez, tanto detrás de una pancarta, como en un escenario o en cualquier otro medio, haya más artistas, dando la cara y luchando pacíficamente por la verdad y la libertad de todos y todas. ¡Arriba Artistas del y por el Cambio! Gracias.

jueves, 31 de diciembre de 2020

El principio del fin


Por ser la última entrada del 2020, no quiero alargarme ni extenderme mucho, tan solo reseñar o expresar alguna que otra reflexión y adjuntar algunos deseos.

Termina el peliculón del año 2020, se cierra el telón a un año totalmente atípico e indescriptible. Donde más que nunca, la inmensa mayoría estamos con ganas de decir adiós a este año que hoy termina.

He realizado diferentes disertaciones, a lo largo de anteriores entradas, por lo que no me voy a repetir.

Los tiempos de crisis, son tiempos de cambios y de oportunidades, para  hacer, ser y vivir de otra forma, pero no me refiero a esa "nueva normalidad" que nos han vendido y que bajo mi punto de vista es falsa, engañosa y manipuladora, sino de recuperar valores, identidades y anhelos que teniamos olvidados, por no decir enterrados. Reinventarmos, resetearnos como individuos, como especie, como creadores de nuestra vida y de nuestro destino.

Siempre hemos escuchado que la realidad supera la ficción y si alguien tenia duda al respecto, nos podemos remitir a lo sucedido en estos últimos meses y los que vendrán...

Pero al igual que en la ficción, podemos confeccionar nuestro propio guión, lo mismo podemos y debemos hacer con el guión de la realidad. No dejar, ni permitir que otros por muy alto rango social, sea politico como sanitaria o de cualquiera otra índole, escriban el guión que les interesa o deseen en base a sus planes, ideas y demás.

Tenemos que escribir nuestro propio guión, hacer nuestra propia película y no dejar que los hagan por nosotros, por muchos cantos de sirenas que nos pongan. 

Obviamente ello requiere un esfuerzo, una iniciativa, un despertar, un informarse, un compartir y salirse del adoctrinamiento, de la manipulación y dar la cara,

Algo que en el guión de la realidad brilla por su ausencia, pues hay mucho servilismo, complacencia, complicidad, miedo y borreguismo.

No hay nada peor que observar que el guión que anhelabas para tu vida y para la de los tuyos, te lo han cambiado por completo, que han alterado y transformado ese guión a su antojo e interés y el resultado está en las antípodas de lo que querías y deseabas.

Pero que cuando te das cuenta de todo ello, ya es tarde pues no solo el guión ya está escrito y registrado, sino que la película ya está rodada y realizada.

 Por ello mi mayor deseo para este 2021 es presentar y reescribir un nuevo guión, que sea el que todas las personas buenas y justas, desean escribir y realizar. Y no lo que otros con sus planes e intereses  alejados del bien, de la libertad, de la justicia, quieren escribir y producir por nosotros y por "nuestro bien", que es más bien el suyo.

Todavía estamos a tiempo de hacer de nuestra vida y de la de nuestros congéneres, el mejor de los guiones y la mejor de las películas, pues de lo contrario sufriremos y no en silencio: la amargura, el sufrimiento y el dolor. No valdrán las lamentaciones, ni los cabezazos en la pared, lo que sirve es actuar ¡ya! y ponernos todos manos a la obra, al guión, a la película, que deseamos y necesitamos de corazón y dar la espalda a esos otros guionistas, que escriben el destino de nuestras vidas, cuyos folios están impregnados de infelicidad, de desgracia y porque no decirlo de desesperanza, de angustía y de terror.

Gracias y muy feliz 2021.


 

viernes, 27 de noviembre de 2020

Ficción y realidad

 Hace unos días en un programa de radio por internet, escuché el paralelismo y metáfora de una película que visione, allá por el año 1976, cuando contaba trece años, titulada: el puente de Cassandra, producida por Carlo Ponti, dirigida por George Pan Cosmatos e interpretada por Sofia Loren, Richard Harris, Burt Lancaster, Ava Gardner, etc. Fue una década donde las películas de catastrofes eran muy habituales y con unos repartos corales muy estelares.


Enseguida la recordé y la sensación o recuerdo era muy positivo, pues en su momento me gustò bastante, muy entretenida, muy bien realizada y con buenas interpretaciones.

Lo que no recordaba bien era el argumento, tan sólo el que era un tren que se dirigía hacia un puente casi en ruinas y que al final algunos se salvaban.

Por lo que la rescate en you tube y volvi a verla. Ha envejecido muy bien, ya que entre otras cosas el argumento principal está en primera linea en estos momentos en el mundo entero o casi entero. Me refiero al tema del virus covid19.

En la película se habla del contagio de un virus terrible producido y creado por los gobiernos y que de forma accidental lo contraen dos ladrones y uno de ellos se escapa en un tren de largo recorrido. Una vez en el tren, irá contagiando a una gran parte del pasaje, niños incluidos sin saber lo que estaba sucediendo, hasta que los mandos militares se ponen en contacto con el protagonista de la película y le explicán lo que ha ocurrido y que tiene que seguir ciertas instrucciones.

Al principio así lo hace, pero al poco se da cuenta de que esas instrucciones no són lógicas, ni adecuadas y que llevan al tren a un final catastrófico y a todos sus pasajeros.

En vista de que los mandos, no cambian de estrategia y ven como su final se acerca irremediablemente, deciden "rebelarse" y gracias a ello, muchos se salvarán de una muerte segura.

Los paralelismos con la situación actual de la "pandemia" es casi total. Nuestros gobernantes nos están llevando a la autodestrucción, de todo tipo, tanto personal, familiar, económica, sanitaria, etc. y como no nos rebelemos y provoquemos un giro o cambio drástico, estamos avocados al mayor de los desastres, hacia un puente sin retorno y donde el caos, el sufrimiento y la muerte serán las protagonistas de esta terrible película de no ficción, por desgracia.

Tenemos que abrir los ojos, reflexionar, ser valientes y hacernos con el control del tren de nuestra existencia y de la de nuestros familiares, amigos y demás semejantes.

En la película se ve claramente como hay un remedio eficaz para la curación y el restablecimiento de la salud, pero el gobierno no lo acepta y sólo quieren continuar con sus protocolos y consejos, los cuales se demuestran ineficaces e incluso empeoran los cuadros.. Lo mismo sucede en estos momentos, hay muchas alternativas, baratas y eficaces que curiosamente estan relacionadas con el oxigeno, como pasa en la película y que no se permite ni tan siquiera hablar de ello. 

O paramos, o saltamos o controlamos este tren o el puente de cassandra, volverá a ser de nuevo protagonista, sólo que en este caso no es ficción, sino realidad, con lo que eso representa. ¡Aún estamos a tiempo! Gracias





viernes, 30 de octubre de 2020

Series... ¿Qué series?

 En la entrada anterior, expresaba que el famoso "bicho", no le había sentado tan mal al cine español, pues se estabán estrenando películas españolas y muchas de ellas bastante buenas y que la taquilla era positiva para las mismas, entre otros motivos, al no tener esa competencia tan atroz con las producciones americanas.

Películas que reunian lo que desde Artistas del Cambio, defendemos que es: entretenimiento, cultura, valores, educación y reflexión. Y como el cine es una industria, me alegro también el que las recaudaciones hayan sido positivas y en algún caso como el film de Santiago Segura, de 10. 

No hable de las series españolas y es por eso que en esta entrada, quiero poner el foco un poco en ellas. Un foco que en este caso no es nada positivo. bajo mi entender y sentir. Voy a poner dos ejemplos de series como son: "Elite" y "Veneno".





No voy a entrar en juicios de valor, ni en críticas de ningún tipo y siempre partiendo del respeto hacia los profesionales que están en ambas series y al público que las aplaude y las celebra.

Pero si quiero lanzar algunas preguntas, cuestiones y reflexiones, al respecto de las mismas y similares:

-¿Qué tipo de valores se enseñan y se defienden?

-¿Qué aportan a nivel educativo, a las nuevas generaciones?

-¿Son contenidos positivos para las mentes, tanto de jóvenes como de adultos?

-¿En realidad ayudan a mejorar la sociedad presente y futura?

-¿Son ejemplares los personajes que protagonizan dichas ficciones?

-¿Se puede atildar como cultura, tales producciones?

-¿A los actores y actrices que interpretan dichos personajes, les suma o les resta?

-¿Cuál es el objetivo real de tales series?

-Dicha creatividad ¿a quién está sirviendo y alimentando?

En fin, creo que con estas preguntas, es suficiente, para que cada cual saque sus respuestas, reflexiones y conclusiones.

Personalmente, pienso y siento, que este tipo de series, no aportan nada positivo, consciente y constructivo para el desarrollo personal y social, sino todo lo contrario. Y que se hallán en las antípodas de lo que debe de ser la cultura y la creatividad esencial. Gracias.

 


sábado, 3 de octubre de 2020

El cine español se corona con el "virus".

Como todo en la vida, ni todo es negro, ni todo es blanco o ese dicho famoso que dice: no hay mal que por bien no venga.

Comento esto porque a pesar de la situación tan delicada y difícil que atraviesa la sociedad española, en general y la de la cultura en particular, hay que poner el foco en lo positivo, aunque haya que afinar mucho el objetivo. El cine español esta siendo "beneficiado" por las escasas produciones especialmente norteamericanas, que están llegado a nuestras pantallas y que de hecho, muchas de ellas siguen retrasando sus estrenos, como la última de James Bond, de Marvel, etc. Incluso algunas han pasado directamente a las plataformas como Mulan de Disney.

Esto ha provocado que el espectador tenga más elección y posibilidades de comprar una entrada para ver una película española y más cuando se puedan mantener más tiempo en la cartelera. Si a esto lo unimos a que la calidad de las mismas, es de un notable alto, pues los resultados se pueden comprobar en las taquillas.

Sólo falta que esa valentía y buen hacer de productores y distribuidores, se refleje también, en expresar de forma más abierta y clara, diferentes aspectos que están sucediendo en nuestro país y que salvo honrosas excepciones, como los que están integrados en la plataforma: artistas y técnicos por la libertad, siendo la actriz Ana Arias una de sus integrantes, que están poniendo voz, corazón, coraje y cuerpo a todo este tema, de forma valiente y auténtica.

De todo esto saco dos reflexiones, por un lado, que si al cine español se le cuidara más y se le dierá más cobertura y prioridad, ello se reflejaría de forma muy positiva en esta industria llamada cine. Tal y como hace nuestro país vecino (Francia), primero lo suyo y luego todo lo demás.

Por supuesto, siempre y cuando que lo que se produzca y se ofrezca al público, sea merecedor de esa inversión de dinero y tiempo. Un cine educativo, formativo, con valores, potenciando la reflexión, el despertar de conciencias, sin que el entretenimiento se le aparque, pero que no sea el motivo principal.

Porque como he expresado en otras entradas, si el cine es cultura, debe de ser cultural y no lo contrario. Logicamente, hay que tener muy claro que es cultura y cual es su finalidad real. De lo contrario entramos en la anticultura, donde lo anterior no existe o es residual.

A continuación voy adjuntar unas imágenes que corresponden a algunos de los últimos estrenos, de películas españolas y que bien merecen su visión, me refiero a: Padre no hay más que uno (2), la boda de Rosa, las niñas y el olvido que seremos.





Y ya para finalizar, acompaño una imagen de Artistas y técnicos por la libertad, con su correo eléctronico: artistasytecnicosporlalibertad@gmail.com para aquell@s que deseen adherirse, que además de sentirse artistas, quierán sentirse libres de expresar y acompañar a otros artistas, en la defensa de los valores más importantes de la vida, como es la verdad y la libertad. Es el momento de los y las valientes y no del servilismo, del callar y del mirar a otro lado, que posiblemente no sea el correcto. Los artistas siempre se han destacado por ser una voz crítica e importante del pueblo, contra las mentiras e injusticias y ahora toca dar la cara y poner en valor esas cualidades. Gracias.