sábado, 3 de octubre de 2020

El cine español se corona con el "virus".

Como todo en la vida, ni todo es negro, ni todo es blanco o ese dicho famoso que dice: no hay mal que por bien no venga.

Comento esto porque a pesar de la situación tan delicada y difícil que atraviesa la sociedad española, en general y la de la cultura en particular, hay que poner el foco en lo positivo, aunque haya que afinar mucho el objetivo. El cine español esta siendo "beneficiado" por las escasas produciones especialmente norteamericanas, que están llegado a nuestras pantallas y que de hecho, muchas de ellas siguen retrasando sus estrenos, como la última de James Bond, de Marvel, etc. Incluso algunas han pasado directamente a las plataformas como Mulan de Disney.

Esto ha provocado que el espectador tenga más elección y posibilidades de comprar una entrada para ver una película española y más cuando se puedan mantener más tiempo en la cartelera. Si a esto lo unimos a que la calidad de las mismas, es de un notable alto, pues los resultados se pueden comprobar en las taquillas.

Sólo falta que esa valentía y buen hacer de productores y distribuidores, se refleje también, en expresar de forma más abierta y clara, diferentes aspectos que están sucediendo en nuestro país y que salvo honrosas excepciones, como los que están integrados en la plataforma: artistas y técnicos por la libertad, siendo la actriz Ana Arias una de sus integrantes, que están poniendo voz, corazón, coraje y cuerpo a todo este tema, de forma valiente y auténtica.

De todo esto saco dos reflexiones, por un lado, que si al cine español se le cuidara más y se le dierá más cobertura y prioridad, ello se reflejaría de forma muy positiva en esta industria llamada cine. Tal y como hace nuestro país vecino (Francia), primero lo suyo y luego todo lo demás.

Por supuesto, siempre y cuando que lo que se produzca y se ofrezca al público, sea merecedor de esa inversión de dinero y tiempo. Un cine educativo, formativo, con valores, potenciando la reflexión, el despertar de conciencias, sin que el entretenimiento se le aparque, pero que no sea el motivo principal.

Porque como he expresado en otras entradas, si el cine es cultura, debe de ser cultural y no lo contrario. Logicamente, hay que tener muy claro que es cultura y cual es su finalidad real. De lo contrario entramos en la anticultura, donde lo anterior no existe o es residual.

A continuación voy adjuntar unas imágenes que corresponden a algunos de los últimos estrenos, de películas españolas y que bien merecen su visión, me refiero a: Padre no hay más que uno (2), la boda de Rosa, las niñas y el olvido que seremos.





Y ya para finalizar, acompaño una imagen de Artistas y técnicos por la libertad, con su correo eléctronico: artistasytecnicosporlalibertad@gmail.com para aquell@s que deseen adherirse, que además de sentirse artistas, quierán sentirse libres de expresar y acompañar a otros artistas, en la defensa de los valores más importantes de la vida, como es la verdad y la libertad. Es el momento de los y las valientes y no del servilismo, del callar y del mirar a otro lado, que posiblemente no sea el correcto. Los artistas siempre se han destacado por ser una voz crítica e importante del pueblo, contra las mentiras e injusticias y ahora toca dar la cara y poner en valor esas cualidades. Gracias.