domingo, 19 de enero de 2020

Feroz o la vergüenza feroz

El pasado jueves 16 en el Teatro Auditorio de la Ciudad de Alcobendas, se celebró la VII Edición de los Premios Feroz, retransmitido por LaOtra de Telemadrid. Unos premios cinematográficos y televisivos españoles, creados en el 2013 por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España y cuya primera gala fue en 2014.

Una de las intenciones de estos premios, fue la de convertirse en la antesala de los Premios Goya, por lo que les han comparado con los Globos de Oro de Hollywood.

Las ediciones pasadas, sin ser nada de otro mundo en cuanto a la ceremonia se refiere y con debates sobre las nominaciones y los premios concedidos, se pueden valorar con un suficiente.

Pero lo que se ha producido este año, ha sido sencillamente catastrófico y de autentica vergüenza ajena. A continuación voy a relatar todo lo que percibí o mejor dicho que se observo ante miles de televidentes.
-La realización fue pésima en todos los niveles, tanto de imagen, con un movimiento de cámaras ilógicos, un sonido donde se mezclaban expresiones y conversaciones de la gente que estaba en las mesas con las que estaban en el escenario. Apareció el vídeo de Penélope Cruz sin ninguna presentación y con cortes cada dos por tres.
-La organización ya fue calamitosa desde el mismo photocall, donde los fotografiados, que tenian que pasar por la entrevistadora de la televisión, la mayoría se marchaban de largo. La periodista tenia que perseguirlos o llamarlos a voces y casi rogando, para que se acercarán al micrófono.
-¡Que decir del guión! Es una falta de respeto a lo que es y representa un guión. Fue aburrido, incoherente, falto de originalidad, lleno de absurdos y de una gran falta de información. El gremio de guionistas, quedarón en un lugar muy poco dignificante.
-La presentadora María Hervás, ni estuvo a la altura como presentadora, ni causo empatía, ni arrancó casi ninguna carcajada, sino todo lo contrario, especialmente con el mano a mano que tuvo con Penélope Cruz, en referencia al instagram. Es verdad que el guión no ayudó, aunque ella bebió de su propio licor, al ser una de las guionistas.
-Algunos de los premiados y sobre todo premiadas, fuerón simplemente patéticas y de vergúenza ajena, con unos gritos, palabrotas y expresiones que chirriabán a cualquier oido en condiciones.
En cuanto a lo positivo, me quedó con el buen estar y hace de Julia y Emilio Gutierrez Caba y la también mercida premiada Julieta Serrano. Sería lo único salvable del evento. Almodovar estuvo correcto un poco extendido con sus discursos y poco más.

La presidenta de AICE María Guerra, tendría que dimitir si tuviera un poco de profesionalidad y de coherencia. Seguramente no lo hará, sacará balones fuera y aquí no ha pasado nada. Los medios cayarán y se taparán entre ellos y hasta el año que viene. Ya que la crítica lo hacen muy bien hacia los demás, pero la autocrítica hacía ellos mismos, ya es otra cosa. Y es que la autocrítica es de "moñas" como tanto dicen en sus informaciones y críticas cinematográficas. Esperaré a ver si hacen alguna autocrítica "feroz" sobre el evento.
Se las quieren dar de progres, modernos y guays, y meten la pata hasta dentro y lo que es peor, no corrigen, ni aceptan errores. Si estos son los informadores cinematográficos de España, que Dios nos pille confesados...
El espectáculo fue muy descriptivo, de como está el cine español y del gremio que lo conforma, salvando honrosas excepciones, que las hay, pero son silenciosas y cautas.

Lo mejor fue cuando terminó y el martirio finalizó. Aunque a muchos se nos quedo el gesto helado, por lo que pudimos contemplar.  No me quiero imaginar todo lo que por TV no se percibió...
Como suelo defender y expresar en este blog, es cada vez más urgente y necesario un reseteo a este mundo llamado audiovisual, certamenes incluidos, no soló por el bien de los que lo conforman, sino por el resto de los mortales.



lunes, 30 de diciembre de 2019

Balance del cine español

El balance  de este año en cuanto a lo que se refiere al cine español, no ha sido muy bueno y ha estado por debajo en cuanto a recaudación y espectadores, en comparación a otros años.
Las cuentas de este 2019 se van a cerrar con números negativos, pues la cuota del cine español cae por debajo del 15%. A pesar que habido mayores ingresos de taquilla en general, concretamente un 7% más que el pasado año. De los 625 millones de euros recaudados, solo 95 han ido a las arcas españolas.
En este 2019, la película que más ha recaudado y que ha empujado la taquilla española, ha sido la realizada por Santiago Segura: Padre no hay más que uno, con más de 14 millones de euros y con casi dos millones y medio de espectadores. Y ocupa el octavo puesto de las películas más taquilleras del año.
La siguen: Lo dejo cuando quiera de Carlos Therón y Si yo fuera rico de Alvaro Fernández Armero, que han sido segunda y cuarta de recaudación.




A estas tres películas, las que superán una recaudación de más de tres millones de euros, son estas tres:
Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar, Dolor y Gloria de Pedro Almodovar y Bajo el mismo techo de Juana Macías.





Lo destacable es que de estas seis películas, que son las que más público han llevado a las salas de cine, cuatro son comedias y concretamente las tres más taquilleras son comedias y de las tres la más familiar y social es la primera.
Esto nos lleva a unas reflexiones, para tener en cuenta el panorama que hay, la demanda que hay y lo que el público busca o enseña por donde van los gustos. Los cuales pueden estar motivados por diferentes razones.
En una sociedad crispada, malhumorada, enfrentada, llena de conflictos y malos rollos de todo tipo, lo que el espectador busca es el humor, la risa, la sonrisa, el buen rollo y los finales felices. Un humor, una comedia con la identidad española, no importada, ni comprada. Como se dice: marca de la casa, en este caso del país. Que siempre ha sido un gran referente del humor y de la comedia, con los mejores comediantes del mundo.
Por otro lado se traduce con meridiana claridad, que el público mayoritario quiere contenidos sencillos, claros y blancos, pues el hartazgo de tanta violencia, sexo gratuito y guiones retorcidos y oscuros no son su opción preferida.
El cine familiar, es la clave del éxito, un cine donde toda la familia disfrute de la película, niños. jóvenes, adultos, mayores, etc. Donde se resalten valores positivos y dignificantes, además de pasarlo bien. No hace mucho tiempo, tuvimos otro exitazo con un corte parecido, como fue Campeones de Fesser.
Un cine donde todos ganamos y nadie pierde. Brindo en este fin de año y en puertas del nuevo por ello. Gracias y Felicidades.







viernes, 29 de noviembre de 2019

HAZ DE TU VIDA LA MEJOR PELÍCULA


El sábado 23 del actual mes, comenzó la campaña de crowdfunding, para la auto publicación de mi primer libro: HAZ DE TU VIDA LA MEJOR PELÍCULA/CINE COACHING, a través de la plataforma VERKAMI.
https://www.verkami.com/projects/25050-haz-de-tu-vida-la-mejor-pelicula
Gracias por vuestra atención y colaboración. Un saludo.

jueves, 31 de octubre de 2019

Luz y tinieblas

Habido dos estrenos casi al mismo tiempo, las dos americanas, pero totalmente opuestas en su concepción, en su puesta en escena, en sus efectos y en sus resultados.
Partiendo que nada es enteramente perfecto, ni imperfecto, pero que las dos películas, representan las dos caras de la misma moneda, la cara/luz y la cruz/tinieblas.
Me estoy refiriendo a: "Dia de lluvia e Nueva York" de Woody Allen y "Joker" de Todd Phillips.



No voy a entrar en la calidad de su realización, de la interpretación de los actores y actrices, del trabajo y esfuerzo de los diferentes técnicos y auxiliares, pues en ambos casos, son de muy alta calidad y digna de aplauso.


Me imagino que las intenciones en ambos casos, o al menos eso quiero pensar, ha sido buena.
Que nadie quiere dañar y perjudicar a nadie, al menos en principio.
Por supuesto lo que voy a exponer es mi sentimiento, objetivo o subjetivo, es decir personal.
Pero...
Lo que es innegable es que mientras la película de Woody, es bonita, agradable, dignificante, divertida, cultural y una oda a la buena, positiva y constructiva juventud. Una gran reflexión sobre la vida, las decisiones y sus consecuencias, en resumén, sales del cine con un muy agradable gusto de lo que has visto en esa gran pantalla y que para tu mente, ha sido algo gratificante y armonioso.

La pelicula de Todd Phillips, es justo todo lo contrario. Es más no me voy a extender mucho, porque sinceramente, sería darle mas fuerza y coba, a una película, que a mi entender, no se debería de haber hecho y mucho menos que llegará al gran público, especialmente juvenil.
La ignorancia, la inconsciencia, de la repercusión que producen esos contenidos, tan oscuros, violentos y nada agradables y positivos (la neurociencia lo confirma) es como se puede entender, el que sea una película muy celebrada y lo que es peor, rompiendo taquillas por todo el mundo.

Lo que me entristece mucho, es comprobar que grandes cineastas, que hacen cine de autor, con una sensibilidad demostrada, puedan apoyar tal película.
Mientras la oscura arrasa en los cines, la luminosa, sólo se ha podido ver en España y poco más, pues Amazon, que es la productora, la tiene bajo llave, amparandose en el tema del abuso de Woody a su hija, hace unos años. Algo que no se ha podido comprobar y que ha sido resuelta con la absolución por parte de los jueces. 

Si por mi fuera, haría, justo lo contrario, meteria al Joker en el cajón bajo llave y le daba total libertad a un Dia de lluvia en Nueva York.

Y es que vivimos en un mundo en el que está todo al revés. Lo blanco se hace negro, lo negro en blanco, lo positivo en negativo, lo negativo en positivo, lo que debiera de ser, no es, y lo que no debiera de ser, es. La victima es el verdugo y el verdugo la víctima, el malo es el bueno y el bueno es el malo y así todo.

Hasta que el ser humano, no despierte su conciencia y vea, sienta y haga lo que realmente es, pues estamos abocados a la neurosis individual y social, a esta vuelta de calcetín, que nos conduce irremediablemente a un destino nada positivo y agradable.

Ahora quejarnos del mundo en el que vivimos, señalando al otro, como el culpable, concentraciones, y manifestaciones a doquier, en defensa de... Pero nada cambia, ni nadie hace nada por cambiar, sino todo lo contrario, nos vamos alejando de la solución y en vez de poner luz en nuestras vidas y en el mundo, hacemos justo todo lo contrario, apoyamos y apostamos por lo oscuro, por las tinieblas, que es lo que da fama, dinero y poder.





domingo, 29 de septiembre de 2019

Dios y el Cine





Voy a transcribir, un fragmento de la entrevista que hicierón al oscarizado director de cine francés: Claude Lelouch, en el programa de RNE: De Película, de este mes, en la promoción de su última película: Los años más bellos de una vida, una secuela del exitoso film que realizó en 1966: Un hombre y una mujer.

"Yo creo en el cine, sino no lo haría, por eso escogí esta profesión, porque creo profundamente en el cine. Creo tanto en el cine, que estoy convencido de que puede cambiar el mundo. Y estoy convencido, de que se hará una película de dos horas, que cambiará el mundo. Cambiará la forma de pensar de la gente en el mundo. El cine es un arte, le llamán el séptimo arte, pero para mi es el primero, pues reune, se sirve, utiliza la escultura, la música, la literatura, la pintura, todas las artes, que existén en este mundo. Entonces creo profundamente en esto. A través de esto creo, que una película que realmente funcione, lo va a ver el 10% de la población mundial ¡se dice pronto! Por eso es un arte tan popular, toca a muchisima gente, es una forma de comunicación absoluta, por eso creo profundamente en el cine". "Creo sinceramente que existe alguien, que hará esa película, una película tan maravillosa, tan buena, que cambiará el mundo. Lo que si voy añadir, que hasta ahora Dios, ha encontrado este medio de comunicación, el mejor medio de comunicación, para que El nos hable. Había inventado la pintura, la música, la literatura ¡bien! Ahora ha encontrado el cine, para comunicarse con nosotros. ¿Que inventará?  ¿Cuando inventará algo mejor? ¡Vamos a ver! Entonces esta claro, que el Gran Realizador del Universo, necesita comunicarse con nosotros y lo hace a través del cine".

Son unas respuestas, reflexiones y sentimientos de este director, muy valientes ydignas de tener en cuenta, por parte de todos y todas aquellos que se denominan cineastas, que crean y colaborán en la producción cinematográfica.  Estoy seguro de que muchos que escuchen o lean estos fragmentos de dicha entrevista, sonreirán y dirán que son cosas de un abuelete de más de 80 años... Pero personalmente creo y pienso que hace unas reflexiones y afirmaciones que comparto, casi en su totalidad.
Por un lado, en efecto el Cine es o al menos debería de ser. el primer arte, pues engloba a las demás y por ello es tan poderoso y decisivo, dentro de esta sociedad y de este mundo. Ya que llega a millones de personas de mil y una formas, a cual más potente y forma o deforma la mente del espectador, del público, como he explicado y comentado en otras entradas de este blog. Y aunque pienso que Dios, está en otras cosas, es cierto que de una u otra forma, somos parte de El y se expresa a través nuestro, siendo una de las vias la imaginación y la creatividad. Pero una imaginación y creatividad al servicio y canalizada por la Conciencia y no por el ego.

El que una película pueda cambiar el mundo en positivo y en un grado mayor de conciencia, pues ojalá, que así sea y no me importaría ser yo quien la realizará. Pero mientras, si que podemos hacer, hasta que llegue dicha película, el realizar y producir contenidos dignos de este gran arte, que encierra una gran responsabilidad y que no ha de ser sólo un vehiculo de hacer dinero, fama y divertimento, además de reforzar y alimentar los males de este mundo, sino que coopere en un cambio social positivo y consciente, con películas donde el espectador y el creador, crezcan y favorezcan el despertar de las conciencias y la comunicación con Dios, como afirma el señor Lelouch. ¡Comienza el casting! ¿Te apuntas?




sábado, 31 de agosto de 2019

Segura no hay mas que uno


 Santiago Segura, no hay más que uno. Es un tipo muy curioso, peculiar y nada tonto, sino todo lo contrario. Es un hombre polifacético, pues dentro del mundo del espectaculo, ha tocado todo, guionista, director, actor, productor, presentador, doblador, ha trabajado en el cine, teatro, televisión, radio, es un gran publicista y se le da muy bien el marketing, en fin, seguro que me dejo alguna faceta.
Personalmente, le conocí en la peli de Alex de la Iglesia en el Día de la Bestía. Al parecer habia realizado algunos cortometrajes, pero hasta ese película, no le conocía, como la mayoria del publico.
Pero donde salto a la fama, empezó a ganar dinero y se hizo todo un personaje público, para unos admirado y para otros denostado, fue en Marzo de 1998, cuando se estreno: Torrente, el brazo tonto de la ley. Pero como decía hace un momento, de tonto ni un pelo y eso que tiene pocos, tanto en la realidad como en la ficción. Fue todo un éxito, hizo un taquillón, gano un goya y dió pie a otras cuatro entregas más, al menos de momento.







A raiz de tal éxito, hizo su productora, continuo haciendo peliculas de todo tipo, muchas de ellas olvidables, musicales en el teatro, ha puesto voz en varias películas de animación, etc. Pero Segura seguia siendo eclipsado por Torrente, pero que en el fondo, no le importaría demaseado, pues le seguia proporcionando grandes beneficios. Se percibia que no era mal actor, que como director se manejaba bastante bien, que tenia buen ojo para los proyectos, que pocos como él, saben vender sus productos, en una palabra que había un artista, pero vendido en la mayoria de los casos, ha proyectos muy discutibles en cuanto a valores, educación y cultura.
Muy lentamente, se ha ido viendo un progreso en su persona y por lo tanto en su obra. El primer cambio fue cuando perdió un montón de kilos y dijo que no los volvería a coger y así ha sido, ni tan siquiera para el personaje de Torrente.
El siguiente cambio fue cuando sento la cabeza con la maquilladora María Amaro y especialmente cuando fue padre de dos hijas.
A mi entender, estos acontecimientos y cambios personales, han hecho que Santiago Segura, cambié el chip y elija, produzca, proyectos de otro tipo, con otros valores, con otros contenidos, donde sus hijas puedan verlos sin que tenga que censurarlos o incluso avergonzarse de ellos.
El año pasado produjo, dirigio y actuo en una version de una pelicula argentina, cuyo titulo fue: Sin rodeos, donde el personaje de Torrente, ya estaba bastante alejado, al ser una película mucho más light, luminosa, reflexiva y blanca. Tuvo un éxito aceptable y la crítica fue buena.






Pero ha sido este año 2019, cuando se ha destapado el nuevo Santiago Segura y a puesto en las pantallas la película: Padre no hay más que uno. Que ha adaptado, ha producido, ha dirigido, ha interpretado y ha vendido estupendamente. Está haciendo una taquilla espectacular, donde después de varias semanas de su estreno sigue en los primeros puestos de recudación. Una peli familiar, blanca, divertida, con contenido social, con valores, en una palabra como ha de ser una película. Sin renunciar a la comercialidad, no hay que vender basura y bazofia, en pos de una taquilla abultada. De nuevo se ha demostrado que hay mucho público que esta ansioso de ver películas de este tipo y que está cansado y harto de tanta violencia, superheroes, sexo gratuito, etc. Y el señor Segura se ha dado cuenta de ello y en consonancia con su cambio personal, ha apostado por ello y le está saliendo redondo. Yo le felicito, más vale un poco tarde que nunca, el que los buenos cambios se produzcán, que tenía que haber sido padre antes y así nos hubieramos ahorrado... y espero y deseo que la cabra no vuelva al monte, pues la tentación y más cuando hay mucho dinero por medio, es muy grande y que continue más y mejor, en esta nueva trayectoria tanto vital, como artística.




miércoles, 31 de julio de 2019

de color, si o si







Si en la entrada anterior, hablaba de la imposición en el cine actual sobre todo el americano, de la cuota femenina en las grandes produciones, en esta ocasión estamos ante algo parecido, sólo que en este caso sobre los protagonismos de actores y actrices de color.

Que conste en acta, que me encantan las interpretaciones de estos actores y actrices, que me alegra que ocupen los lugares y los reconocimientos que se merecen, algo que hace años era casi inexistente, salvo raras excepciones.

Pero de nuevo la Ley del Péndulo, como describi en la entrada anterior, ha oscilado de un extremo a otro y si como decía, hace años escaseaban los papeles protagonistas en actores de color, ahora es justo lo contrario y se encuentrán o se van a encontrar a doquier, y en muchos casos, bajo mi punto de vista de forma equivocada y poco acertada.

En las imágenes, reflejo algunos ejemplos de lo que estoy expresando. Unos recientes, otros en rodaje y algunos como futuros o en preproduccion.

Esta el caso del actor Mahershala Ali, el cual se ha llevado dos oscars consecutivos y bajo mi parecer, algo discutibles, en Moonlight y Green Book.
La actriz Ella Balinska, esta entre las nuevas integrantes de la próxima película de Los Angeles de Charlie.
La saga de Rocky, tampoco se ha librado y Michael B. Jordan, es el nuevo pupilo de Stallone en Creed.
Himesh Patel, prota y haciendo del nuevo beatle del siglo XXI en la última pelicula de Danny Boyle: Yesterday.
Al parecer y esta confirmado, la nueva sirenita de Disney será: Halle Bailey. Increible pero cierto.
Y como último ejemplo, aunque en este caso esta sin confirmar, pero que suena mucho su nombre, como el nuevo James Bond: Idris Elba.


En fin, la lista es interminable y cada vez más numerosa. Creo que el mundo del cine, sobre todo los que deciden quienes eligen para sus producciones, normalmente productores y los que están por encima de ellos...se equivocán y están haciendo un flaco favor al séptimo arte, actuando de esta menera, movidos por historias y motivos, nada claros y poco lógicos.

Me quedo con la bonanza de los actores y actrices de color, que están viviendo una edad de oro, pero mucho me temo, que terminará, cuando "el péndulo", comienza a moverse hacia el otro lado.

De nuevo queda constatado que los cambios, han de ser reales, profundos, equilibrados y conscientes y no de manera, como se producen la mayoría de ellos, superficiales, desequilibrados y sin valores reales y de fondo.